Deseos de Crecer

Es importante que quienes ejercen la Due√Īez gobiernen las sendas del crecimiento por buen camino.

Una vez m√°s estamos trabajando en Barcelona. En ameno desayuno compartimos nuestras apreciaciones sobre el empresariado catal√°n con un querido amigo que participa en varios Consejos de Administraci√≥n de compa√Ī√≠as locales. Este experto nos comenta las diferencias que percibe entre las familias empresarias latinoamericanas y las de Catalu√Īa. Nos quedamos sorprendidos.

Por un lado nos hace saber del elevado n√ļmero de organizaciones de la regi√≥n que est√°n siendo compradas por extranjeros en los √ļltimos a√Īos. Por otro nos dice que es frecuente encontrarse con casos de generaciones enteras en las que no hay ning√ļn miembro de la familia con esp√≠ritu empresario.

En s√≠ntesis nos explica: ‚ÄúAqu√≠ la mayor√≠a de las empresas llegan a un techo de crecimiento y despu√©s de ah√≠ duplicar el tama√Īo puede tomarles hasta diez a√Īos o m√°s. No f√°cilmente piensan en adquirir otros negocios, o diversificarse, o internacionalizarse. Si exportan a otro pa√≠s europeo, pues tambi√©n el mercado estar√° maduro. Tal vez si logran entrar a mercados latinoamericanos o asi√°ticos, las posibilidades de expansi√≥n sean m√°s amplias‚ÄĚ.

Nuestra experiencia con familias empresarias latinoamericanas es distinta. Quizás influya que buscamos empresarios que quieran crecer. Nuestra clientela puede que no sea representativa de la generalidad. Muchos sí que buscan caminos de crecimiento con mayor agresividad, probablemente porque sí tienen vocación para crear valor.

Nada puede sustituir al poder de una querencia comprometida con hacer realidad proyectos de futuro ambiciosos. Eso es lo que puede aportar una familia empresaria cuyo propósito es seguir creando riqueza en grande.

En muchas ocasiones el crecimiento es necesidad de supervivencia. A veces se hace como parte de una estrategia de creaci√≥n de valor. Generalmente cuando √©sta tiene peso en el comportamiento de una organizaci√≥n es porque quienes ejercen la Due√Īez est√°n comprometidos con promoverlo.

Pero el deseo de crecer ha de ser maduro, pensado a conciencia, sabiendo que aumentar de tama√Īo en si mismo no necesariamente es rentable, ni forzosamente nos hace m√°s fuertes o m√°s competitivos.

Ser más grande con mayor penetración en el mercado fue en un tiempo un criterio esencial de la estrategia de grandes corporaciones. También lo ha sido de muchas empresas tecnológicas que se mueven con prisa para explotar con privilegio el inédito mercado de una nueva fórmula de negocio. Pero en si mismo el crecimiento no es de utilidad para ninguna empresa. Para serlo debe tener un propósito estratégico con sentido realista, que se sustente en un por qué y un para qué. El deseo de crecer es, en otros términos, un proyecto de futuro con bases competitivas, organizacionales, tecnológicas y financieras.

El crecer con sentido estratégico implica seguir una ruta de liderazgo competitivo que sea sostenible, es decir, con capacidad de renovar sus propuestas de valor, sus fórmulas de negocio y sus ventajas diferenciales.

Crecer estrat√©gicamente adem√°s conlleva construir una organizaci√≥n que sepa c√≥mo integrar y desarrollar los talentos que su dise√Īo y ejecuci√≥n demande, incorpor√°ndolos en una estructura eficaz que viva y aplique una cultura coherente con esa ruta competitiva.

También significa desarrollar una base tecnológica que impulse y apuntale esa organización, respaldándola con mecanismos eficientes de administración de procesos, con adecuados sistemas de gestión y de manejo de relaciones con clientes y con herramientas de marketing digital y de análisis de datos.

Finalmente, el crecimiento estratégico de igual manera comprende asegurar una alta rentabilidad de las operaciones y una estructura financiera sana. Para esto es crucial administrar eficientemente el capital de trabajo, la inversión en activos fijos, la gestión de fuentes de financiamiento y del flujo de efectivo y el control de costos y gastos.

En resumen, es sano desear crecer, pero siempre con sentido estratégico, por una ruta de liderazgo, y con solidez organizacional, tecnológica y financiera. Este crecimiento si conduce a la creación de valor.

‚ÄúDue√Īez¬ģ‚ÄĚ es una marca registrada por Carlos A. Dumois.

Picture of Carlos A. Dumois

Carlos A. Dumois

Presidente y Socio Fundador de CEDEM

CEDEM

Somos el Centro de ‚ÄúDue√Īez¬ģÔłŹ¬†Empresaria‚ÄĚ, creadores de la tecnolog√≠a m√°s poderosa para Generar, Multiplicar y Capturar Valor en los negocios.

Artículos recientes

Síguenos

Alianza CEDEM - EUNCET Business School

¬°Inscripciones abiertas!

Si requieres más información haz clic aquí

Suscríbete para recibir nuestro Newsletter

No te enviaremos spam