Site Loader

Dueñez® Empresaria


“El trabajo remoto llegó para quedarse. Nada lograremos tratando de detener una tendencia tan fuerte”.

Carlos Dumois. Presidente y Socio Fundador de CEDEM

En tiempos en los que avanza la vacunación contra el Covid 19, los empresarios nos cuestionamos si continuar trabajando bajo el esquema del “home Office”, desarrollar modelos laborales híbridos o retornar al trabajo de oficina, como era lo habitual antes de la pandemia. 

Si bien el teletrabajo ya era una tendencia de años atrás, los largos periodos de confinamiento nos obligaron a trabajar remotamente a la mayoría, con resultados positivos para una buena parte de las organizaciones, aunque también con algunos detractores que se resisten al cambio. 

La firma Deloitte le ha hecho seguimiento al tema en diferentes países de Latinoamérica y el mundo, centrando varias de sus investigaciones en tres aspectos claves: productividad en las empresas, eficiencia del personal  y futuro del teletrabajo. 

En México el 85% de la empresas confirma que su productividad se ha incrementado desde que se implementó esta modalidad de trabajo, el 79% de los trabajadores comenta que son más eficientes laborando  desde sus casas y el 72% de los reclutadores de talento consideran que los esquemas de flexibilidad (incluyendo trabajo remoto) se convertirán en un factor decisivo para el futuro de las relaciones humanas en el campo laboral.

Ventajas y Desafíos del Trabajo Remoto

Entre los beneficios del trabajo remoto se destacan el aumento en la productividad, teniendo en cuenta que los profesionales no tienen que trasladarse a un centro de trabajo, a las oficinas de sus clientes, o incluso de una oficina a otra, con lo cual son capaces de abarcar una mayor cantidad de actividades durante su jornada. 

En contraste con las reuniones presenciales, en las que suele existir participación dispersa de los asistentes, se ha observado que las reuniones a distancia tienden a ser más eficientes y efectivas, manteniendo el enfoque en los asuntos importantes. Así mismo todos los documentos se comparten vía electrónica con lo cual, no sólo se evita imprimirlos contribuyendo al medio ambiente, sino que es posible compartir observaciones,  hacer seguimiento y comentarios.  

Estos resultados van en concordancia con otros estudios. La firma Okta, especialista en soluciones de gestión de identidades de empresa, sugiere que el trabajo a distancia irá en aumento progresivo durante los próximos años. En el Reino Unido sólo el 24% de los empleados encuestados desea regresar a la oficina y muchas empresas de tecnología de ese país han declarado que sus negocios pueden darse incluso si el 100% de su personal trabajara desde su casa, pudiendo contar con talento de todo el mundo, sin impedimentos como las visas de trabajo o el costo de desplazamiento.

A pesar del enorme provecho que las empresas han sacado de las virtudes del trabajo a distancia, no todo ha sido totalmente positivo. El  contacto presencial entre empresarios y trabajadores es indispensable para ciertas actividades. Aun cuando existen plataformas tecnológicas especializadas en hacer videollamadas o videoconferencias, en su ejecución pueden perderse valiosos elementos de la expresión no verbal entre los interlocutores, así como posibles oportunidades para crear redes, conocer la situación personal de los compañeros y crear cercanía. 

El trabajo remoto también tiene detractores como el CEO de Goldman Sachs quien dice que el tele trabajo “es una aberración” y que todos los empleados deberían regresar a la oficina una vez se supere la pandemia. Para las entidades financieras resulta más seguro y confiable tener a su personal en las oficinas, ante el riesgo de compartir información confidencial con personas que no conocen lo suficiente. Reclutadores de talento destacan también la importancia de mantener un contacto directo con las personas que fortalezca los lazos de confianza.

Sin embargo, la balanza se inclina hacia una “nueva normalidad” en la que se deberán desarrollar esquemas laborales híbridos, que se nutran de las fortalezas del trabajo presencial y a distancia.

En ese sentido, lo que tendríamos que buscar es una adecuada combinación entre ambos esquemas; es decir, aprovechar, hasta donde sea posible, el entorno virtual, y armonizarlo con el aspecto presencial, sobre todo con aquellas actividades que realmente requieran de mayor contacto social, en las que valga la pena hacerlo.

En CEDEM hemos logrado el máximo aprovechamiento tanto con nuestro equipo de trabajo como con nuestros clientes, en especial en reuniones de Consejo donde hemos logrado mayor participación de sus integrantes y consolidación de proyectos. 

La clave del futuro en las dinámicas laborales radicará en que las empresas no perdamos la cercanía con nuestros profesionales y clientes. Aprovechemos las virtudes del trabajo remoto y presencial, logrando un perfecto balance entre ambos. De esta manera  tendremos mayores probabilidades de prevalecer en medio de un entorno donde el cambio es la única constante.


c_dumois@cedem.com.mx
Carlos A. Dumois es Presidente y Consultor de CEDEM.
“Dueñez®” es una marca registrada por Carlos A. Dumois.

¿Eres empresario y te interesa mejorar tu Dueñez? Suscríbete a nuestra comunidad y recibe nuestro newsletter MUNDO CEDEM, exclusivo para dueños, sucesores y asesores.

Post Author: Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *