VACÍO DE PODER

Dueñez® Empresaria

Carlos A. Dumois.


El rol de Dueño es determinante todo el tiempo en las organizaciones, sobre todo cuando queremos salir de una crisis.

Si hacemos una búsqueda en Google con esas tres palabras, encontraremos cientos de referencias a asuntos políticos, en Venezuela, en Bolivia, en México, en distintos estados y países. Pero mucho tendremos que buscar para encontrar referencias a situaciones empresariales.

Hay infinidad de formas como puede manifestarese el vacío de poder en las organizaciones, pero sin duda el más grave de todos es cuando se presenta como falta de Dueñez en la cúspide de las mismas.

Una compañía carece de rol de dueño cuando no hay nadie con la suficiente visión y determinación para hacer los cambios requeridos para asegurar su permanencia, o cuando no cuenta con ningún líder con la capacidad de reencontrar caminos de crecimiento y rentabilidad.

Hoy estamos enfrentando otra situación complicada. Estamos ante una empresa que ha desarrollado una extraordinaria fórmula de negocio, con mercado realmente fecundo, y, como en muchos casos, dispersa en demasiados intentos de diversificación. 

En otras temporadas de su vida esta compañía ya ha vivido crisis financieras. Esta parece una más. Pero esta vez su líder ha perdido fuerza, ha gastado su entusiasmo y ha agotado su credibilidad.

La carencia de Dueñez hace que los demás líderes de una empresa se pierdan en una confusión de directrices y planes que la desparraman y enferman.

Hemos tenido varias reuniones con este empresario. Le preguntamos una y otra vez cuáles son sus prioridades, y nos contesta siempre con ideas fabulosas y proyectos fantasiosos. Le cuestionamos entonces quién debe liderar las operaciones de su grupo hoy, y un día nos dice un nombre, y a la siguiente semana otro. Ni él tiene claro quién debe mandar.

Hablamos con sus ejecutivos y nos parece que tiene un estupendo equipo de líderes operativos en las diferentes áreas de negocio, pero no vemos que compartan una perspectiva clara de cómo enderezar la situación. 

Analizamos entonces la calidad de sus productos, y vemos que goza de la preferencia de sus clientes, cuando cumplen con sus compromisos.

En resumen, no les falta mercado, ni una fórmula de negocio diferenciada, ni equipo humano, ni producto. Les falta liderazgo, claridad de rumbo, conducción.

Nos ha pedido este empresario que le ayudemos a hacer un viraje estratégico con agilidad. Lo hemos hecho con ellos en el pasado y confía en nosotros. Le explicamos que la primera fase de todo proceso de viraje exige redefinir los liderazgos. En eso estamos. 

Si encontramos como reacomodar las piezas de la estructura de mando en esta compañía, podremos rescatarla de la crisis que está viviendo. Pero necesitamos poner al timón a un capitán dispuesto a conducirla durante esta tormenta.   

Los vacíos de poder sí tienden a llenarse, pero no siempre con los líderes que sepan conducir por caminos que lleven hacia las mejores oportunidades. Y éstas a veces están tan cercanas, que no sabemos ponderarlas. 

Las decisiones duras en momentos de crisis muchas veces son las de abandono, y renunciar a opciones atractivas rara vez será visto como una alternativa popular. Además, cuando planteamos abandonar, generalmente le pisamos los callos a personas que procurarán impedir que progresen esas decisiones. 

Nos encontramos ante una temporada en que los negocios requieren de dueños capaces de reinventarlos. Los empresarios hoy necesitan ser más innovadores y más valientes. Pero a veces la reinvención ya fue hecha antes y solo tenemos que dejar que fluya.

Ratificamos una vez más que cuando un dueño no es capaz de comprender su rol, es difícil mejorar el desempeño de su propio quehacer. 

Si no contamos con líderes capaces de ejercer el rol de dueño con fuerza y efectividad en nuestros negocios, no llegaremos muy lejos. Tenemos que darle prioridad a la creación de valor en la empresa. Necesitamos mejores dueños.

Las crisis en los negocios pueden superarse. Podemos salir adelante cojeando de alguna área del negocio, pero el vacío de poder en la cima, en el ejercicio de la Dueñez, nos impide agarrar tracción hacia la salida.


c_dumois@holistics.domhosting.pro
www.cedem.com.mx
Carlos A. Dumois es Presidente y Consultor de CEDEM.
“Dueñez®” es una marca registrada por Carlos A. Dumois.

No olvides disfrutar de nuestra serie de webinars Dueñez en Tiempos de Incertidumbre, haciendo click aquí.